Octubre es el mes de mamá, pero también es el mes de las que nos cuidaron como mamás y de las que son como una mamá para nuestros hijos. ¿Sabés de quiénes hablo?

Todas tuvimos en nuestra vida esa tía copada que no daba vueltas y nos regalaba lo que nosotras esperábamos: plata. Esa tía que siempre tenía Coca y sándwiches listos en la heladera, solo por si acaso llegábamos. Esa tía que no tenía problema de pasar el domingo entero jugando a la lotería y que encima nos dejaba ganar. Esa tía que nos defendía frente a nuestros papás y que de alguna manera u otra nos mimaba, comprando de postre nuestra torta preferida, el gusto de helado que más nos gustaba o preparándonos chocolate caliente para merendar.

Las tías están para eso, para malcriar. Están para acompañar en los momentos complicados de la maternidad, como cuando nace un hermanito y alguien tiene que llevar a nuestros hijos a dormir, cuando alguien cae internado, o cuando simplemente queremos salir solas con nuestro marido y necesitamos que alguien se quede en casa a cuidar nuestros hijos. Y no precisamente son nuestra familia directa. Pueden ser tías del corazón, tías políticas o tías abuelas.

Muchas mujeres pasaron por nuestra vida como esa tía. Seguramente tuvimos la que nos retiraba de la escuela cuando mamá no podía, la que nos trataba como una hija a pesar de tener cuatro hijas más, la que nos preparó el ajuar antes de nacer, la que nos llevaba a la escuela cuando mamá estaba enferma, la que nos aconsejó qué carrera elegir y la que nos acompañaba a tomar café a media mañana.

Y hoy tenemos las que cumplen ese mismo rol pero con nuestros hijos. Esas que tienen como un instinto maternal que las hacen cuidar a nuestros hijos mejor que nosotras, o aconsejarnos como cual madre. También están las que juegan y duermen con los chicos en el piso, las que se hacen recordar con audios de WhatsApp, las que nos pasan la ropa de sus hijos, las que les cocinan cosas ricas y las que a pesar de la distancia siempre están con nosotros en los momentos lindos (y no tan lindos).

Esas tías hicieron una diferencia en nuestra vida y hoy, la vida de nuestros hijos, no sería igual sin ellas. ¡Gracias a todas por existir y feliz mes de la mamá!

bc8fe26178b07c095f1f03d3f0087229

Foto de portada: Francisca Sanchez Terrero. www.cuika.com.ar

 

Leave a Comment