Me encanta la música para chicos. Es increíble cómo me mejora el humor y cómo mis hijos también se prenden y empiezan a bailar una vez que escuchan una canción alegre y divertida.

Parece una pavada lo que te digo y confieso que antes de vender instrumentos y CD en el negocio, no le daba importancia a lo que implica escuchar una música adecuada en cada momento, o en cada cosa que hago con mis chicos, como empezar a jugar o prepararlos para dormir.

Es más, muchas madres prenden el televisor y dejan encendido el canal de dibujitos durante la hora de juego, pero después de que termines de leer este artículo, vas a darte cuenta de que la música es una herramienta sencilla, divertida, muy beneficiosa y hasta relajante de acompañar a tus hijos.

La música es poderosa: puede hacernos levantar y empezar a bailar de la nada. La música puede hacernos sentir muy felices o hacernos llorar. Y aunque no entendamos nada de música o el idioma en el que esté cantada una canción, el ritmo y el tono nos pueden decir muchísimo más de lo que pensamos.[1]

Aparte de las emociones que transmite la música y aunque te suene exagerado, la música tiene efectos en nuestro cuerpo: disminución del ritmo cardíaco y presión arterial, e incluso del dolor físico —sin fármacos. Es una herramienta que se utiliza para manejar el estrés y la ansiedad, y el hecho de mejorar el humor influye en que los chicos participen más y se comuniquen mejor.[2]

La música también es una forma de hacerlos sociabilizar con otros chicos cuando los invitamos a bailar y cantar todos juntos, o a tocar distintos instrumentos para armar una canción. Es también una manera de que expresen e identifiquen sus emociones cuando están pasando por momentos difíciles.[3]

Y si con esto todavía no te convencí, te cuento que la música beneficia el funcionamiento del cerebro. No sé si escuchaste hablar del efecto Mozart; bueno, hoy se sabe que escuchar cualquier tipo de música tiene efectos positivos en la cognición, memoria, atención y concentración.[4]

No es poca cosa. Si a nosotras nos hacen muy bien ciertos tipos de música en ciertos momentos, si nos pasa que escuchamos una determinada canción y viajamos directo a un lugar, o nos hace recordar a alguien, ¿cómo podemos dudar del poder que tiene la música? Nosotros usamos la música para jugar, bailar, cantar, inventar historias y hasta para entretenernos cuando nos vamos de viaje. Te invito a que lo intentes.

[1] http://mayerarts.com/positive-effects-of-music-on-children/

[2] http://www.childrenshospital.org/patient-resources/family-resources/creative-arts-program/music-therapy

[3] http://childrenshospital.vanderbilt.org/guide.php?mid=10204

[4] http://www.emedexpert.com/tips/music.shtml

Leave a Comment