Mi tía Ansia está presente en muchos rincones de mi casa. Fue una tía abuela, hermana de mi abue Fina, viuda pero sin hijos, que nos malcriaba con todo lo que mamá no nos dejaba comer o hacer. La típica tía piola. Era melliza del tío Curto también, que tampoco tuvo hijos, pero que se casó con una mujer qom que es mi tía Totona –me encanta contar esto porque hace no muchos años me percaté de todas las combinaciones que armaron en la familia de mi abuela–. En fin, de repente la tía Ansia tuvo alzheimer y empezó a viajar a su infancia en Fontana donde se encontraba con su mamá que le hablaba en guaraní y con su papá que le hablaba en austríaco. La tía Ansia se fue hace un tiempo, no vivió mi graduación, ni conoció a mi marido ni a mis hijos, pero yo siento que ella vive en pequeños detalles de mi casa, como en estos 3 abanicos de paja.

🇺🇸This is a very special corner in my house where I’ve hanged 3 straw fans that belonged to my aunt Ansia. She was my granny’s sister, Curto’s twin, she didn’t have kids, but she spoiled every young person around her. One day she had Alzheimer and she started traveling to her childhood. Sometimes she would reply to her dad in Austrian, and sometimes she would appear to talk to her mom in Guarani. She passed away a long time ago, she never met my husband, or my kids, and she couldn’t see any us graduate from University, but I fell like she lives at my home, in small details I kept from her.

Leave a Comment