Querida sobrina:

Como casi todas las mamás del mundo, tu mamá y yo no somos solo mamás. Nos ponemos distintos sombreros dependiendo de la situación y uno de esos sombreros es el de nuestra carrera (o lo que nos gusta hacer aparte de ser mamás). Esta semana me organicé para poder ir a tu cumple, pasar un rato con tus primos y compartir con vos este día, pero no llegué. Te cuento esto porque tanto en la profesión como en la familia, las mamás damos lo mejor para que todo funcione.

En algún momento vas a crecer y uno de mis deseos más grandes es que las mujeres recibamos el mismo respeto que los hombres/padres en el trabajo que hacemos. Si llegás a decidir ser mamá algún día, quiero que sepas que está perfecto que busques tener otra identidad además del de “ser mamá” y no tengas miedo de buscar éxito fuera de tu familia. Espero que los esfuerzos de tu mamá y los míos hagan que mañana no te pregunten «¿cómo hacés con tu trabajo y tu familia?»

Quiero que sepas que está muy bien que pases por lo que estoy pasando hoy en tu cumple. Me organicé con tiempo, armé mis cosas para para viajar, elegí tu regalo y aún así me surgieron otras cosas que no me permitieron estar allá.

Aunque todavía no te des cuenta de estas cuestiones, en el fondo siento un poco de culpa. Puede que sea por la presión social que nos hace que las mamás nos consideremos las cuidadoras principales de la familia. Capaz sea el hecho de que mis planes no hayan salido como yo esperaba o puede que sea un mezcla de todo, pero sé que no soy la única que se siente así. Y si alguna vez terminás llorando encerrada en tu cuarto porque no podés hacer las cosas como te gustaría, quiero que sepas que no estás sola. Así que, ¡no bajes los brazos!

También me encantaría que sepas que vas a poder ser una mamá fantástica y, al mismo tiempo, vas a poder trabajar para alcanzar tus sueños. No tenés que elegir entre una cosa y otra.

Por eso, si algún día te llegás a encontrar en esta situación, te adelanto que no va a ser fácil y, de verdad, espero que te sea difícil. Deseo de todo corazón que ser mamá y trabajar sea lo más difícil que hagas en tu vida porque si no llega a ser desafiante para vos, si no tenés días en los que te preguntes cómo seguir, o si no te sentís agotada, jamás vas a saber todo lo que podés alcanzar.

Otras veces vas a sentir que no estás haciendo lo correcto. Vas a pensar que dejar tus sueños a un lado por un tiempo te va a ayudar a ser una mejor mamá y que tus hijxs también van a estar mejor. Ya te digo que eso no es cierto. Yo pasé por eso, dejé de trabajar para estar con mi hijo mayor y después hice de todo para volver al ruedo. Creo que tus hijxs de verdad van a valorar que seas su mamá y su ejemplo.

Acordate de esto: ser una buena mamá es un rol súper importante y ser un ejemplo de mujer trabajadora que sabe lo que quiere es parte de ese rol.

Por último, espero que algún día, cuando tus hijxs te cuenten sobre lo que aman hacer y los problemas que les van surgiendo, vos también puedas alentarles a que sigan adelante, tal como lo hacemos tu mamá y yo porque no estar en tu cumple hoy no me quita la oportunidad de ser mamá, hacer lo que me gusta y ser tu tía más querida :).

 

Carta adaptada de “A Letter from a Working Mom to her Daughter on her Birthday”. By Tessa Shull: https://www.scarymommy.com/working-mom/

Leave a Comment